otros datos
prototios de torino
breve reseña
Se conoce con el nombre de Liebre-Torino a una serie de prototipos de carreras fabricados entre las décadas del '60 y '70 en la República Argentina, para su utilización en la categoría de automovilismo de velocidad, Turismo Carretera. Se trata de una serie de prototipos diseñados sobre la base del automóvil IKA Torino, el cual también era utilizado para competir en dicha categoría. La idea de crear estos automóviles, fue factible gracias al revolucionario reglamento impuesto a fines de la década del '60, para poder generar una evolución dentro de la categoría, producto de que se venía compitiendo desde la década del '40 con las mismas unidades de esa época. Este reglamento, abría un verdadero abanico de posibilidades para que tanto pilotos como preparadores se presenten a competir con los más vistosos y ocurrentes modelos, diseñados a gusto y conveniencia, y combinando elementos de diferentes marcas. Entre estas máquinas, las Liebre-Torino irrumpieron con fuerza, marcando una era de verdadero dominio dentro de la especialidad.
Existieron cuatro evoluciones de las Liebre-Torino, las cuales fueron todas creación del carrocero Heriberto Pronello, mientras que la motorización de estas unidades estuvo a cargo del exitoso preparador Oreste Berta. Estas evoluciones fueron conocidas como:
Liebre Mk I
Liebre Mk I y 1/2
Liebre Mk II
Liebre Mk III.
De estas unidades, las Liebres Mk II y Mk III llegaron a lo más alto al consagrarse campeones en 1967 y 1969 con Eduardo Copello y Gastón Perkins respectivamente.
Liebre Mk Ii Torino
La llegada de la Liebre Mk I y 1/2, hizo que las demás terminales se replanteen el uso de sus unidades de competición para el Turismo Carretera. Ford Motor fue la primera en dar la respuesta al planteo de Berta y Pronello, poniendo en pista el Steven Ford un prototipo diseñado por Alain Baudena y utilizado por la firma para su equipo oficial. La atención de este vehículo estaba a cargo de un viejo conocido de IKA, Horacio Steven, quien para motorizar a estos coches implementó los motores V8 de las camionetas Ford F-100. Desde Chevrolet, comenzaban a aparecer los modelos más vistosos como ser la evolución del Chevitú creada por José Froilán González y utilizado por la escuadra oficial, la "Garrafa" creada por los hermanos Bellavigna y piloteada por Andrea Vianini o el Barracuda Chevrolet utilizado por Carlos Pairetti. Esta camada de prototipos, ponían a IKA en desventaja con respecto al resto, por lo que nuevamente Pronello se puso en campaña de diseñar un prototipo que neutralice el avance de la competencia. La respuesta a todo este desafío, fue bautizada con el nombre de "Pachamama", siendo rebautizada más tarde como "Liebre Mk II Torino".
La Liebre Mk II, fue la evolución más radical que había experimentado el prototipo en tan poco tiempo, siendo este un prototipo nato de competiciones. Del diseño original del IKA Torino ya no le quedaba absolutamente nada más que el motor y su caja de cambios. Para este modelo, se tomó como base el carrozado del Torino, al cual se le cortó el baúl, la trompa y el techo, siéndole adaptado el chasis de la Liebre Mk I y 1/2 y una trompa similar a la de este modelo. Pero el cambio más radical lo tendría en el techo, ya que para su diseño fue utilizado el techo de un Renault Dauphine, el cual fue adaptado para el nuevo carrozado. La parte trasera del coche, presentaba un diseño que hacía recordar a los viejos automóviles familiares, el cual era tan aerodinámico que nunca precisó el uso de alerones para su desarrollo.
El debut del nuevo modelo, se dio el 17 de agosto de 1967 con dos unidades diponibles para los dos pilotos principales de la escuadra, Eduardo Copello y Héctor Gradassi. Su debut recogió tantas admiraciones como críticas, llegando a terminar ambas unidades con sus parabrisas rotos y con varias sospechas sobre las causales de dichas fallas. Sin embargo, aún con todos estos condimentos, la oposición nunca pudo estar a la altura de estas maravillas creadas por Pronello y preparadas por Berta, lo que terminó desembocando en un dominio absoluto por parte de la Liebre MkII y con el campeonato de Eduardo Copello en el historial del TC, además de ser el primer campeón con una marca diferente a las tradicionales Chevrolet y Ford.
Visitante Nro: