otros datos
prototios de torino
breve reseña
Se conoce con el nombre de Liebre-Torino a una serie de prototipos de carreras fabricados entre las décadas del '60 y '70 en la República Argentina, para su utilización en la categoría de automovilismo de velocidad, Turismo Carretera. Se trata de una serie de prototipos diseñados sobre la base del automóvil IKA Torino, el cual también era utilizado para competir en dicha categoría. La idea de crear estos automóviles, fue factible gracias al revolucionario reglamento impuesto a fines de la década del '60, para poder generar una evolución dentro de la categoría, producto de que se venía compitiendo desde la década del '40 con las mismas unidades de esa época. Este reglamento, abría un verdadero abanico de posibilidades para que tanto pilotos como preparadores se presenten a competir con los más vistosos y ocurrentes modelos, diseñados a gusto y conveniencia, y combinando elementos de diferentes marcas. Entre estas máquinas, las Liebre-Torino irrumpieron con fuerza, marcando una era de verdadero dominio dentro de la especialidad.
Existieron cuatro evoluciones de las Liebre-Torino, las cuales fueron todas creación del carrocero Heriberto Pronello, mientras que la motorización de estas unidades estuvo a cargo del exitoso preparador Oreste Berta. Estas evoluciones fueron conocidas como:
Liebre Mk I
Liebre Mk I y 1/2
Liebre Mk II
Liebre Mk III.
De estas unidades, las Liebres Mk II y Mk III llegaron a lo más alto al consagrarse campeones en 1967 y 1969 con Eduardo Copello y Gastón Perkins respectivamente.
Liebre Mk I Torino
En 1966 y atento a lo que sucedía en el Turismo Carretera con la llegada de los primeros coches compactos, Industrias Kaiser Argentina decide ingresar a la mencionada categoría, presentando un modelo completamente nuevo y cuya marca era aún desconocida por muchos: El IKA Torino. El primer equipo oficial, estuvo bajo el mando del reconocido preparador Horacio Steven (quién en 1968 obtendría el título preparando al mítico Trueno Naranja de Chevrolet), quien no tuvo demasiado brillo en la dirección del mismo. Fue entonces que IKA decidió poner sus ojos en un preparador cordobés que había sorprendido a propios y extraños poniendo en pista un Renault Dauphine con el cual llegara a liderar una competencia por casi cinco vueltas. Fue así que IKA no dudó en realizar el cambio de mando y con el nuevo director, llegaban las primeras reformas. Fueron estas las primeras acciones de Oreste Berta dentro del equipo IKA.
El desembarco del popular "Mago de Alta Gracia" a la escuadra oficial fue un tanto revolucionario, ya que si bien llegaba con la premisa de sacar adelante a la marca, también mostró su sello innovador pretendiendo implementar ideas propias. A pesar de que el nuevo reglamento impuesto para el Turismo Carretera permitía la libre preparación de unidades a gusto y conveniencia, IKA pretendió presentar sus unidades, manteniendo sus líneas originales, a fin de lograr una mayor identificación del producto con el público comprador. Sin embargo, Oreste Berta pretendió sacarle el jugo a este nuevo reglamento y volcarlo en la preparación de sus autos. Fue entonces que se asociaría con Heriberto Pronello, un joven ingeniero aeronáutico que trabajaba para Industrias Kaiser Argentina y con quien iniciarían el desarrollo de nuevas unidades. Pronello tomó a su cargo la construcción de una trompa de diseño puntiagudo, la cual terminaría dándole a su coche un corte altamente aerodinámico, diseñada en fibra reforzada. Fue así que en el debut del equipo en 1967, dos de sus tres coches mantendrían sus líneas originales, mientras que el tercero pasaba a utilizar la novedad implementada por Berta. Los dos primeros vehículos les fueron confiados a los pilotos Héctor Gradassi y Jorge Ternengo, mientras que el Torino reformado era utilizado por Eduardo Copello. Fue el comienzo de la sociedad que sería conocida como la "CGT" (en alusión a las siglas de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina, las cuales son las mismas que las iniciales de Copello, Gradassi y Ternengo).
Este último modelo, sería conocido como "Torino Pronello", sin embargo, debido a que un ingeniero norteamericano lo denominó "Lebrel" el primer día que lo vio (creyendo que era el automóvil de apoyo, dado que en Estados Unidos se los conoce de esa forma a los coches de reserva), el coche adoptaría finalmente el seudónimo de "Liebre MkI Torino", producto de la deformación del apodo puesto por este ingeniero y al modelo sobre el cual estaba basado.
Visitante Nro: