otros datos
prototios de chverolet
breve reseña
Los prototipos Chevrolet, fueron una camada de vehículos presentados por diferentes preparadores, que motorizaron a sus máquinas con motores Chevrolet. El primero de ellos fue el revolucionario Chevitú, creación de José Froilán González y que marcó un punto de cambio en el automovilismo argentino. El más exitoso de ellos fue el Trueno Naranja, creación de Horacio Steven y campeón en 1968, con Carlos Alberto Pairetti al volante.
historia
A lo largo de la historia del Turismo Carretera, una larga sucesión de modelos desfilaron por las rutas y autódromos de Argentina. Desde las antiguas cupecitas, pasando por los más variados y vistosos prototipos de la categoría Sport, hasta los compactos que hoy por hoy, tienen al Torino, al Chevy, al Falcon y al Polara, como coches insignia. Es así como se formó la historia grande del automovilismo argentino.
Y yendo a los prototipos, veremos un poco de la historia de los Prototipos Chevrolet, entre los que se encuentran, el Chevitú, el Trueno Naranja, la Garrafa, el Chevytres y otros modelos que no han tenido trascendencia en cuanto a cantidad de carreras ganadas, pero que también supieron dar espectáculo.
el chevi tres
El prototipo Martos-Chevrolet, fue un coche de carreras creado en el año 1969 por el artesano carrocero Francisco Martos a pedido del ex-piloto de TC y Fórmula 1  José Froilán González, quien la encargó la construcción de un nuevo coche de carreras ante el atraso tecnológico que experimentara su anterior prototipo, el Chevitú, frente a las nuevas creaciones que dominaban el Turismo Carretera de finales de los años '60.
Este modelo, terminaría recibiendo el popular nombre de Chevitres, el cual daba a entender con el sufijo -tres que se trataba de la sucesión del Chevitú. Su nombre también era conocido como Chevytres, reemplazando la i por una y, dando la connotación de la abreviatura norteamericana de la marca Chevrolet.
Este coche, era una unidad completamente revolucionaria, ya que Martos no se basaría en ningún coche de producción para poder hacerlo realidad. El Martos-Chevrolet, estaba montado sobre un bastidor artesanal de caños tubulares (creación del propio Martos), recibiendo como características principales, el novedoso motor "250" de 4100 cm3 y 7 bancadas, lanzado ese año por Chevrolet para hacer frente a los motores Tornado  de los IKA Torino. El conjunto mecánico se completaba con una caja de cambios ZF y todo esto estaba acoplado a un diferencial de Chevrolet Impala del tipo autoblocante. Completaban el vehículo, la carrocería creación de Baufer a pedido de Martos, y dos juegos de suspensiones, siendo las delanteras originales de un Kaiser Bergantín y las traseras de Chevrolet 400. Como curiosidad, el vehículo adoptaría el uso del volante en la butaca derecha, característica compartida con varios prototipos de la época.
El Chevitres, debutó en el automovilismo argentino el 26 de junio de 1968, siendo este también el día de la presentación de uno de sus principales oponentes en las pistas: El Trueno Naranja. La conducción de este coche, le fue confiada a un viejo conocido de González, Carlos Marincovich quien supiera manejar el Chevitú durante algunas competencias de 1966 y durante toda la última etapa en 1967, mientras que nuevamente se volvería a confiar en Bernardo Pérez para la atención en los motores. Su debut fue en la carrera denominada las "250 Millas", con un abandono. Su primer triunfo, llegaría el 1 de septiembre de 1968 ganando el 3° Gran Premio Juan Gálvez, en el Autódromo de Buenos Aires. Tras este vendría un segundo triunfo el 3 de noviembre del mismo año en el Autódromo de Rafaela, liderando un 1-2-3 para Chevrolet, controlando los embates del equipo conformado por el Trueno Naranja y el Trueno Dorado, quienes lo acompañaron en el podio en 2° y 3° lugar respectivamente. Tras estos dos éxitos, el Chevitres no volvería a ganar, cerrando su participación en 1969, corriendo únicamente el 25 de mayo en el Autódromo de Buenos Aires, despidiéndose con un abandono.
La figura del Chevitres impactaba, ya que su diseño en forma de fastback truncado, hacía recordar a los Alfa Romeo TZ, además de tener un gran parecido con el Trueno Naranja, del cual apenas era diferenciable por la carencia que tenía el Chevitres, del alerón trasero estilo "cola de pato" que caracterizó al coche que inmortalizara Carlos Pairetti. Sus dos únicos logros los obtendría de la mano de Carlos Marincovich, quien siempre se mantuvo leal a Froilán González, durante toda la carrera de este último como preparador
carrera ganadas
01 de septiembre de 1968 Autódromo de Buenos Aires Carlos Marincovich 171,789
03 de noviembre de 1968 Autódromo de Rafaela Carlos Marincovich 212,763
Visitante Nro: