20 aÑos

Efemerides

agosto : 29

1926

 SE CONCRETABA LA PRIMERAS 500 MILLAS DE RAFAELA

El Club Atlético Rafaela hizo disputar nuevamente la primera edición de las 500 Millas, que meses antes debió detener debido a la lluvia. Se decidió hacer todo de nuevo y la victoria quedó en poder de Raúl Riganti (Hudson) a 126,925 km/h, seguido por Ernesto Hilario Blanco y por Emilio Karstulovic Bonaci.

La posibilidad de las 500 Millas Argentinas cobró fuerza y su realización fue abordada por la Comisión Directiva. El 3 de marzo de 1926 se dispuso definitivamente encarar la atrevida idea y el 27 de marzo en el libro de actas del club se deja asentado que: “estando todo dispuesto favorablemente se correrán las primeras 500 Millas Argentinas”. Atlético preparó un circuito ciudadano, parte adoquinado, parte de hormigón, con una extensión de 2.141,75 metros, que comprendía el bulevar Santa Fe, a mano derecha, desde la Jefatura de Policía hasta las vías del Central Argentino, volviendo sobre el mismo bulevar por su mano opuesta hasta calle Urquiza; viraje y corta recta hasta la avenida Mitre, la cual los devolvía a la Jefatura.

El 6 de junio de 1926 a las 7 de la mañana 29 autos hacían tronar el piso de tierra. Más de 40 mil personas esperaban la largada. La carrera se disputaría en un circuito de caminos vecinales, ubicado a 2.000 metros al Oeste de la hoy Ruta 34, en la prolongación del Bulevar Roca, Un dibujo de aproximadamente 37 Km que debía ser recorrido en 21 oportunidades y así encontrar una equivalencia gaucha de las 500 Millas Gringas en Indianápolis.

Se pusieron en marcha los cronómetros desde un vagón de tren que a un costado constituía un lugar preferencial para las autoridades de la competencia entre ellos los fiscalizadores enviados desde Buenos Aires por el ACA (Automóvil Club Argentino). Ruido de motores, gritos, aplausos, huellas, tierra por el aire, se largaron las 500 millas, la gran historia empezaba a escribirse.

A las 2 horas de carrera se desató un temporal para que la competencia fuera más dramática en la lluvia y el barro. Domingo Bucci, quien figuró como el primer inscriptó en la nómina se había situado en el liderazgo con su automóvil Hudson y ahí permaneció hasta que finalmente llegó la suspensión. El reloj marcaba 2 horas, 15 minutos y 1 segundo de carrera.

Pasarían semanas para que se retome la prueba deportiva, se produce una fuerte ruptura de relaciones entre Atlético y el Automóvil Club Argentino. La confusión ganó a muchos y las desprolijidades propias de la inexperiencia hicieron que se cometieran muchos errores al reanudar la prueba después de muchos intentos y postergaciones.

Recién el 29 de agosto de 1926 se reanudan las 500 Millas Argentinas. Fue ese entonces el momento donde Raúl Riganti, piloto que llegó desde Buenos Aires y se convirtió en el memorable ganador del primer gran carrerón de la República Argentina.


1965

SE DISPUTABAN L0S 500 KILOMETROS DE TURISMO MEJORADO

la AAAS, (asociación Automoviles Autos Sport) organizaba los 500 Km de Turismo Nacional Anexo "J", en el autódromo de Buenos Aires, utilizando el circuito 2, se presentaron las Clases A, C y D, la clase B, no registro inscríptos, estos fueron los podios.

CLASE A
Pos. Pilotos
  • 1° Julio Guimarey/Roberto Mieres
  • 2° Gastón Perkins/Alberto Rodríguez Larreta "Larry"
  • 3° Oscar Espinosa Fangio/Carlos Guimarey
  • CLASE C
    Pos. Pilotos
  • 1° Antonio Saccomano/Francisco Mayorga
  • 2° Carlos Reutemann/Teodoro Álvarez Eguileta "D. 2do. Sombra"
  • 3° Humberto Maneglia/Vicente Formisano
  • CLASE D
    Pos. Pilotos
  • 1° F. "Pitty" Block Berny/Denis González
  • 2° Duane Bellmore/Atilio Viale del Carril
  • 3° Néstor Salerno/Germán Pesce

  • 1965

    LA DOBLE VUELTA DE MAR DEL PLATA FUE PARA EDUARDO RABBIONE

    CARRERA MUY EXIGENTE - DE 44 PILOTOS TERMINARON 4

    se corría la "Doble Vuelta de Mar del Plata" en 2 Etapas, la prueba organizada por el Mar del Plata Automóvil Club. Disputada sobre un piso mixto (pavimento y tierra), la primera cubrió 838km 788 metros, con punto de partida en Mar del Plata - Almacén El Pito - Iraizos- Mechongue- San Agustin- Las Nutrias- El Moro- Loberia- Necochea - La Dulce- Benito Juarez - María Ignacia- Tedin Uriburu- Chillar- Benito Juárez - Adolfo González Chaves- Tres Arroyos- Energía- Necochea - Miramar para llegar a Mar del Plata.

    La segunda etapa cubrió 782km 607 metros, nuevamente se puso en marcha en Mar del Plata, pasaron por, Batan - Balcarce - Coronel Vidal - General Piran - Las Armas - Maipú - Labarden - Fair - Ayacucho, donde se realizo una neutralización de 30 minutos, para proseguir por Rauch - De La Canal - Tandil - Balcarce - Iraizos - Miramar para arribar a la bandera a cuadros en Mar del Plata, para recorrer 1.621km 395 metros de competencia, de 44 participantes, solo 4 lograron ver la bandera a cuadros, quedaron en el camino pilotos de la talla de Pairetti, Cupeiro, Bordeu, Casá, De Alzaga, Loefell, Ríos, solo por nombrar algunos, dura competencia en una época de un TC muy distinto al actual. Este fue el clasificador:

    Pos. Piloto - Auto - Tiempo/Dif.
  • 1º Eduardo Rabbione - Chevrolet 9h 25m 15s 6/00
  • 2º Héctor Rey - Ford a 15m 27s 7/00
  • 3º Oscar Cordonier - Chevrolet a 16m 38s 2/10
  • 4º Miguel Tempone - Ford a 35m 3s 4/10
  • El promedio del ganador fue de 172km 104 metros por hora.


    1966

    nacio HECTOR “TITI” CAMPS

    nacía Héctor “Titi” Camps en la ciudad de Venado Tuerto, se inició en los relatos deportivos a los 16 años, en las competiciones zonales, su estilo descriptivo, lo llevo a ser convocado dos años después en la emisora de AM LT 29 de Venado Tuerto, donde también ofició como periodista. Su labor lo llevó a ser convocado por la televisión local, siendo este su debut en los medios audiovisuales, donde llevó adelante su profesión, caracterizada por un estilo alegre y amigable. En 1993 fue convocado por Carburando, cuatro años mas tarde 1997, debuta como el relator televisivo del mismo equipo periodístico, en 2008 se le diagnostico una cruel enfermedad, lamentablemente el ambiente automovilístico lo perdía el 10 de Junio de 2010, a pasado el tiempo y su recuerdo es inalterable en la afición fierrera, su legado se extiende en su hija, Lía, que heredo de su padre la pasión por los fierros y el periodismo


    1971

    TRIUNFO DE CARLOS ALBERTO PAIRETTI CON UN FORD

    EN LA “X EDISION DE LOS CONDORES”
    PERO LA CARRERA SE VESTIA DE TRAGEDIA “CACHO” FRANCO SUFRIA UN TERRIBLE ACCIDENTE Y SU ACOMPAÑANTE SE LLEVABA LA PEOR PARTE

    El TC viajaba a la provincia de Córdoba, después de mucho tiempo de transitar la Pcia. de Bs. As. fue un 29 de Agosto como hoy, pero de 1971, para visitar el veloz trazado de Los Cóndores.

    Previo a la competencia del día domingo, mientras recorría el trazado sufría un tremendo accidente el piloto de Azul, Oscar “cacho” Franco, en la zona de la Falda del Carmen, cerca de Alta Gracia, se despistaba en una curva pronunciada y la tripulación salió despedida, “Rody” Marincovich que circulaba delante, vio por el retrovisor el despiste y no dudo en regresar para auxiliarlos, de inmediato se dio cuenta que “Cacho” Franco tenía heridas graves, y que su acompañante, Vicente Cipolletta había falleciendo prácticamente el acto.

    Después de esto el clima no era el mejor, pero igualmente el día domingo se llevo a cabo la competencia.

    La competencia se definió entre “Il Matto” Pairetti, Jorge Cupeiro y Mauricio Garcia, solo en los primeros momentos fue Bordeu que quiso discutir la punta, al igual que Rubén Luís Di Palma que lucia el 1 de Campeón, pero ambos debieron abandonar muy prontamente, este fue el clasificador de la competencia.

    Pos. Piloto – Auto - Tiempo/Dif.
  • 1º Carlos Pairetti – Ford – 2h 40m 15s 5/10
  • 2º Jorge Cupeiro – Chevrolet a 55s 3/10
  • 3º Mauricio Garcia – Chevrolet a 3m 25s 7/10
  • 4º Alfredo Manzano – Torino
  • 5º Cesar Malnatti – Torino
  • 6º Eduardo Copello – Torino
  • 7º Néstor Gracia Veiga – Chevrolet
  • 8º Gaston Perkins – Torino
  • 9º Norberto Castañon – Peugeot 504
  • 10º Juan Machado - Torino

  • 1999

    TRIUNFO DE MARIANO ALTUNA CON 17 AÑOS SE CONVERTIA EN EL GANADOR MAS JOVEN DE LA CATEGORIA

    FUE EN SU 2da. PRESENTACION EN EL TC 2000

    con tan solo 17 años y en su segunda presentación en la categoría se convertía en el piloto mas joven en triunfar en el TC 2000, Mariano Altuna en el año 1999 había debutado a bordo de un Volkswagen Polo en Bahía Blanca y en su 2da. presentación en el Autódromo Mar y Valle de Trelew lograba subir a lo mas alto del podio, seguido por Daniel Cingolani con un Ford Escort

    La primera competencia se la adjudico Omar Martínez con un Honda, quien logro contener a un impetuoso Henry Martin con unFord Escora, con intenciones de subir a lo mas alto del podio

    1ra. Competencia
    Pos. Piloto - Auto - Tiempo/Dif
  • 1° Omar Martínez - Honda Civic VI 29m 36ss 344/000
  • 2° Henry Martin - Ford Escort a 320/000
  • 3° Marcelo Bugliotti - Honda Civic a 3s 240/000
  • 4° Lucas Armellini - Honda Civic a 5s 778/000
  • 5 Mariano Altuna - Volkswagen Polo a 14s 891/000
  • 6° Ernesto Bessone - Chrysler Neon a 17s 590/000
  • 7° Nelson García - Honda Civic a 18s 229/000
  • 8° Walter Hernández - Volkswagen Polo a 18s 722/000
  • 9° Alejandro Bini - Chevrolet Vectra a 30s 495/000
  • 10° Daniel Cingolani - Ford Escort a 31s 814/000
  • 2da. Competencia
    Pos. Piloto - Auto Tiempo/Dif.
  • 1° Mariano Altuna - Volkswagen Polo 35m 13s 139/000
  • 2° Daniel Cingolani - Ford Escort a 1s 37/000
  • 3° Marcelo Bugliotti - Honda Civic a 6s 988/000
  • 4° Juan Manuel Silva - Honda Civic a 8s 283/000
  • 5° Pablo Peón - Chrysler Neon a 8s 886/000
  • 6° Luis Belloso - Ford Escort a 9s 172/000
  • 7° Jorge Giorgi - Ford Escort a 10s 528/000
  • 8° Alejandro Bini - Chevrolet Vectra a 11s 552/000
  • 9° Walter Hernández - Volkswagen Polo a 12s 413/000
  • 10° Oscar Canela Volkswagen - Polo a 13s 338/000

  • 2007

    SE IBA DE ESTE MUNDO HUGO GIMENO UN MENDOCINO SINONIMO DE TC

    a los 82 años dejaba este mundo Hugo Gimeno, esta vez perdió la carrera contra la vida, alejado del “ruido” que lo acompañó gran parte de su vida, se fue el piloto mendocino.

    Había nacido el 13 de junio de 1925 y desde muy joven se identificó con la mecánica y los autos de carrera. Su pasión lo llevó a ser protagonista en incontable cantidad de competencia, en aquella época, donde el Turismo de Carretera fue abriendo camino a fuerza de levantar tierra, acelerar a fondo, cuando la especialidad estaba alejada de los autódromos, pero muy cerca de la gente, Hugo Gimeno fue un animador permanente, como otros mendocinos, Pablo Gullé, Emilio Boretto, Jorge Angel Pena, Julio Castellani, Pedro Yarza y los nombres “nuevos” de la época como Carlos Pairetti, Carmelo Galbato, Eduardo Casá, Juan Manuel Bordeu, Jorge Cupeiro, Rubén Luis Di Palma, Carlos Loeffel, Carlos Marincovich y Mariano Calamante, entre otros.

    En la década del '60, junto a Marcos Ciani, fueron los representantes de la marca Dodge dentro del automovilismo nacional, el representante de Venado tuerto fue el más ganador, mientras que Hugo Gimeno inscribió su nombre en el Gran Premio Dos Océanos, que unió Mar del Plata con Viña del Mar, ida y vuelta, al ganar la etapa entre Mendoza-Venado Tuerto.

    También le puso “chapa” de ganador en la tradicional Vuelta de Córdoba, de 1965, también logró subir varios podios a lo largo de su carrera deportiva.

    Fue sumando tanto esfuerzo en el taller como frustraciones en los trazados. En el '69, utilizando un prototipo conocido como Fray Mocho (continuidad del competitivo Martín Fierro), Gimeno viajó a Chile. Ahí participó con su TC, siempre con motor Dodge, en el tradicional escenario Las Vizcachas, en Chile, un trompo, en la última vuelta, le hizo perder -por 9 segundos- la carrera, que al final ganó el chileno Boris Garafulic, al mando de un Ford 8 cilindros, dentro de ese “especial” Turismo de Carretera fórmula chilena, donde se mezclaban los F-100 con Chevrolet 7 bancadas y Mini-Cooper.

    En los trazados -como en la vida misma- fue vehemente, era de aquellos que le gustaba “pisar” a fondo y andar siempre al límite, en un tiempo donde nadie regalaba nada, donde no había boxes, tribunas, ni puestos de reabastecimiento, sino extensos caminos, gente acodada en los alambres y carga de combustible a “toda máquina”, metiendo los bidones por la ventanilla del acompañante.

    Lo despidieron con esta frase “Se fue Hugo Gimeno. La bandera a cuadros de la vida lo despidió sobre la línea de sentencia. Atrás quedará su recuerdo, su pasión y el silencio de esos “fierros” identificados desde siempre con una marca a la que todo le dio Dodge”.